Feeds:
Entradas
Comentarios

Eumoción

Los perros de la casa están mucho más callados estos días. Esto sucede porque los animales están muy sincronizados con las fuerzas sutiles de la naturaleza. Cuando entramos en meditación más profunda, estamos en armonía y eso lo captan los animales.

Cuando alguna vez entramos en el silencio más profundo, contactamos con las fuerzas creativas que están trabajando para nosotros. No tenemos que hacer nada, sólo estar atentos y conscientes. En la física cuántica hablan del campo cuántico, que es  semejante a lo que sucede durante la meditación. Cuando meditamos entramos a un campo que parece pequeño pero que luego se expande. Nuestra percepción se expande, pero la quietud no se expande realmente. Lo que sucede es que al principio vemos una parte y luego vemos más y más, dependiendo de nuestra percepción interior, que trabaja junto con la conciencia.

Los problemas ayudan a sacar la sabiduría. No vale la pena mirar las cosas o a los demás de forma negativa. Es bueno no involucrarse en las actividades negativas que hay dentro de nosotros, por eso necesitamos conciencia. Podemos distinguir también aquí dos niveles:

-la conciencia común, ordinaria.

-la conciencia pura.

La que estamos desarrollando es la conciencia común. Le llamamos ordinaria porque no es estable, sino huidiza. Trabajamos para hacerla estable. Cuando se haya desarrollado esta conciencia ordinaria entonces se hace una con la conciencia pura y ya no hay dos formas de conciencia sino sólo una. La conciencia pura es como la corriente eléctrica que entra a las bombillas. Sin electricidad no hay luz. La conciencia, al igual que la electricidad, está en todas partes. No es una conciencia privada. La electricidad entra en la bombilla hasta el filamento, produciéndose la luz. La bombilla es la mente, el filamento es el sentimiento eufórico del que hemos hablado y está conectado con la conciencia. Es Eumoción. Eu en griego significa bueno. Es tener buenos sentimientos. Porque en el lenguaje de cerebro se habla de emoción en vez de sentimiento. Cuando tienes sentimiento se sientes movido. En psicología separan emoción y sentimiento. Sentimiento es la evaluación de la experiencia (Freud). Cuando tenemos un sentimiento sabemos si es placentero o no, bueno o malo. Esto encaja con la enseñanza de Buda cuando habla de si es agradable, desagradable o neutro. Solamente la función de sentir da significado a la vida. Si no sientes no sabes lo que significa la vida. Conozco las cosas a través del sentimiento más que por la percepción o el pensamiento. Yo no pienso mucho, pero siento mucho. Emoción es un estado de sentimiento desequilibrado. Hay emociones constructivas y destructivas. No hay palabras en el Budismo para emoción, sólo para sentimiento, pero equivale a un estado de la mente. Por ejemplo la ira es un estado mental. Esto es budismo puro, el organizado es como una religión, un sistema de creencias. Pero el Dharma verdadero no tiene sistema de creencias.

 

Volvemos a la conciencia pura, la EUMOCIÓN. Es un sentimiento bueno, de paz, quietud, alegría, amor,…Se manifiesta en la meditación absortiva. Sientes paz, armonía, alegría,…Entonces estás en ese filamento. Antes yo pensaba que el samadhi es el que sostiene el estado meditativo, pero ahora pienso que es la eumoción. Esto se puede comprobar porque cuando estás en paz y con quietud no quieres salir, sino quedarte ahí. En realidad no deseas ni permanecer ni salir. Es verdad que ahí hay samadhi, podemos decir que la Eumoción sostiene el samadhi. La Eumoción está conectada con la conciencia pura, no con la mente, y con la Madre Ser del que hemos hablado. Eumoción, concentración pura, Ser Madre, los tres juntos funcionan independientemente pero en armonía. Brahma es la creación -yo lo interpreto como creatividad-, Shiva es la destrucción pero también es una forma de energía y transformación. Es la energía que hay dentro de nosotros. Shiva destruye todas las cosas malas, en ese sentido es una transformación de la negatividad. Visnhu es mantenimiento. Creatividad, transformación y mantenimiento, todo esto está dentro de nosotros.

Te sientes bien con el Ser Madre dentro de ti. No estoy hablando de Dios, que está ahí fuera. Yo prefiero algo dentro de mí, con el que me pueda comunicar, creyendo o no creyendo, no importa. Es una parte muy importante dentro de mí. Eumoción es una parte importante dentro de la vida.

 

 

Voy a hablar un poco sobre la etapa del retiro que empieza mañana. Emplearemos la estructura que usamos dos veces para un retiro largo en Galicia. Allí hacíamos una parte privada de dos semanas, aquí sólo serán cinco días.

Es una tradición budista tener alguna experiencia de práctica en solitario, sin depender tanto del grupo. En Occidente hay más orientación al grupo y en Oriente es más individual. Tal vez alguno de vosotros tenga algo de miedo a la práctica individual. No os preocupéis por eso, aunque tendréis que tratar con la personalidad del ser. Cada uno reacciona a su manera. La personalidad se convierte en práctica de la meditación. No has de identificarte con la personalidad. Tienes que tener muy claro que tienes ego, pero que no eres ego. Vas observando el ego a medida que aparece. Es muy importante recordar que el Ser Madre nos acompaña siempre y eso nos dará seguridad. Estás sola pero no estás sola, tu madre está cuidando de ti. Si necesitas ayuda, sólo se la has de pedir. Es un buen referente, como los que creen en Dios y dicen que El está con ellos. Es verdad, es el Ser. Nos conecta con las energías de amor, goce y soporte. Es una energía que soporta. Todo el mundo la necesita. Piensa en esto si te sientes inseguro. Yo creo que después de un rato disfrutarás estando y meditando solo. Estate solo pero conectado con todos los que estamos aquí. Yo también buscaré una tienda para meditar y así conecto con vosotros. Será bonito cuando recordéis esta experiencia.

Cuando yo era novicio, fuimos veinte monjes a meditar al bosque una semana. Hacíamos una tienda con las ramas de los árboles. Hace unos sesenta años o más no había

Anuncios

La clave  de la visión clara es la brecha entre las sensaciones  -vedara- y todo lo demás. Prestar atención a vedara significa experimentar las sensaciones agradables, desagradables y neutrales sin reaccionar ante ellas. Es fácil de entender pero difícil de poner en práctica. Cuando conseguimos no reaccionar de forma habitual, abrimos una brecha, un espacio creativo entre el mundo que viene hacia nosotros – que no podemos cambiar- y el yo que sale al encuentro del mundo, que sí podemos cambiar.  En esta brecha, en vez de simplemente reaccionar ante cualquier cosa que nos pueda pasar, respondemos. Elegimos la orientación de nuestra vida. Esta es la brecha entre sentir dolor y enfadarnos, entre sentir un deseo y el agarrarnos a él. Esta brecha es el punto de liberación.

Según el budismo, la libertad consiste fundamentalmente en liberarnos del yo. Muchas veces somos un manojo de hábitos: patrones de comportamiento repetitivos, respuestas habituales muy arraigadas, actitudes sin examinar…  Estos hábitos crean surcos dentro de la mente. Los hábitos son nuestra forma de reforzar el yo. Cada vez que nos fijamos en vedara, abrimos una brecha y cada vez que abrimos una brecha, transcendemos el yo. El yo no es sino nuestra tendencia a reaccionar de forma habitual a todo lo que nos pasa. Una vida sin la formación reactiva de hábitos es una vida libre del yo.
La libertad es lo fundamental del budismo. Aprendemos a soportar la incomodidad de un tren abarrotado sin ponernos de mal humor,  a disfrutar el placer de comer bien sin tener que repetir, a experimentar el tedio de redecorar una habitación sin salir corriendo a comprar chocolate. Esto nos va a costar. Hemos de ser realistas. Pero si nos vamos fijando en vedara,  poco a poco iremos mejorando nuestra capacidad de atrapar las sensaciones a partir de las cuales construimos nuestras emociones. Conforme vayamos haciendo esto, experimentaremos, al menos de vez cuando, un nuevo espacio creativo abriéndose entre lo que nos presiona y agobia  dentro y fuera de nosotros, y las elecciones que hacemos. La posibilidad de la libertad siempre está ahí. La podemos experimentar en cualquier momento.

Aquest divendres a la tarde hem estat els tres a l’hort. Jo ja tenia ganes. Feia dues setmanes que havia anat amb el meu pare una tarde i altre dia amb els meus pares, per ensenyarlis l’hort. Els va agradar molt. El meu pare crec que és el que més li va agradar de Gandia.

Aquell dia varem comprobar que els conills, després de haber atacat els encisams, s’havien cebat amb les pobres tomaquets.  Dels vint que teniem varem quedar sans uns 3 ó 4. Els veins ens van recomenar i ens varen donar, que posarem ampolles per a protegir la planta. Així ho van fer i ha funcionat.

Avui que tornen, però, es un altre el problema: els pulgóns. Es veuen a moltes verdures, amagadets darrere les fulles.  Entenem que hem d’actuar ja i que, encara que procurem buscar defenses ecológiques, el temps apremia i segurament en els propers dies hem de fer algun tractament químic dràstic.

Pero hen gaudit mólt la tarde. Salva i la seva dóna Fina havien començat a possar la tanca dels encisams. La varen acabar i jo vaig plantar tres tipus nous de encisams, calculo que serán prop de cen. Con que no cabien a la tanca, vaig plantar també fóra, protegint-los amb ampolles.

Joan Antoni mentres tant, amb la hoz.. i altres eines, tallava herbes i possava a ratlla les invasives canyes. Salva, tornava a plantar les tomaques que havia plantat al seu balcó.

Després, van gaudir del primer sopar a l’hort. Un fantástic bonito, al costat de un foc.

Plantem

Es primavera, temps de conrear.

El 23 de abril, a la tarde, Salva i jo plantem:

200 cebolletes tendres

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!